A por la “operación bronce”… desde ya

“La clave para conseguir un bronceado más uniforme y duradero pasa por aplicar una exfoliante y mascarilla de cara y cuerpo regularmente”. Además incluye otros aspectos a tener en cuenta: “Hay que aumentar la ingesta de alimentos ricos en betacarotenos y de frutas y verduras ricas en vitaminas A, C y E, que funcionan como antioxidantes, cuidando y protegiendo la piel. También es importante ayudarse con nutricosmética especial para protegerse del sol y evitar los efectos negativos de la radiación solar en la piel. Con estos productos, además, se consigue el bronceado de un modo más rápido, evitando el daño celular”.

Estos nutricosméticos pre-sol incluyen ingredientes como betacarotenos, lipopeno, selenio o vitamina E. Algunos incluyen en su formulación estimulantes de la melanogénesis la cual prepara nuestra piel para mejorar la tolerancia al sol.

Están pensados para empezar a consumirlos como mínimo entre 15 días y un mes antes de la exposición al sol.

En ningún caso evitaremos el uso de la protección solar.